Archivo de la categoría: Trastornos psicológicos

Los diferentes tipos de trastornos psicológicos que trata la Terapia Breve Estratégica y su protocolo de actuación en cada uno de ellos.

ANOREXIA: REFUGIO Y PRISIÓN

 

La anorexia es el trastorno alimentario más claramente perturbador, porque cuando se manifiesta lo hace de manera opuesta a la lógica del sentido común: ¡dejar de comer hasta incluso alcanzar la muerte!

Para explicar las patologías alimentarias contamos con miles de teorías, desde la freudiana  según la cual proceden de traumas sexuales vividos en la infancia, a las que las consideran fruto de disfunciones biológicas y genéticas o de relaciones intrafamiliares morbosas.

Más allá de estas disertaciones teóricas sobre su origen, lo importante es destacar el hecho ya demostrado de que es posible recuperarse de estas patologías en tiempo breve.

Pero, ¿cómo surge la anorexia? La primera característica de la anorexia es su aparición gradual y no de manera traumática, a través de un proceso de una cada vez mayor abstinencia alimentaria que lleva a un total rechazo de la comida. Seguir leyendo ANOREXIA: REFUGIO Y PRISIÓN

ESCRITURA A MANO PARA LIBERARSE DEL DOLOR

ALICIA GARCÍA AGUIAR: Psicóloga especialista en Terapia Breve Estratégica, Psicoterapeuta oficial en España del Centro di Terapia Strategica dirigido por Giorgio Nardone. Consulta en Madrid (metro San Bernardo) y en Málaga capital.

Como señala Hugo Ojetti, “quien describe su propio dolor, aunque llore, está a punto de consolarse“, y esto es así porque la única forma de superar un dolor es pasando por en medio de él. Pero a diferencia de lo que sucede cuando comunicamos de forma oral ese dolor, con lo que no conseguimos más que amplificarlo y perpetuarlo, la expresión del dolor por escrito tiene sin embargo un efecto canalizador: hace discurrir el flujo emocional y lo deja en el papel, al sacar fuera emociones y sensaciones que de otro modo permanecerían latentes en su interior  “resonando”.

Escribir permite además expresar sin incurrir en el riesgo de expectativas de respuesta de los demás. El feedback reenviado por los que escuchan vuelve a poner inevitablemente en movimiento el doloroso círculo vicioso, y esto es algo que se anula como posibilidad si la narración es escrita.

De hecho, estudios independientes sobre la memoria señalan que cuando una persona está influida negativamente por un trauma, las informaciones sobre el suceso quedan almacenadas en la memoria motriz (o de los sistemas corpóreos) más que en la narrativa, y la persona mantiene las emociones negativas y las sensaciones físicas del acontecimiento original. Seguir leyendo ESCRITURA A MANO PARA LIBERARSE DEL DOLOR

HIPOCONDRÍA Y PATOFOBIA: EL SÍNDROME DEL MAL OSCURO

La persona afectada por la hipocondría vive preocupada constantemente por su salud.  Aterrorizada por la posibilidad de padecer alguna enfermedad, trata de controlarla y pone en marcha una serie de rituales que solo consiguen empeorar la situación, hasta el punto de que el miedo y la sospecha de padecer una enfermedad se convierten en la certeza angustiosa de estar sometidos a una verdadera condena, de la que no cabe escapatoria posible.

Todo comienza tras la experiencia de una enfermedad real, padecida por la propia persona o por una persona cercana y querida. También puede desarrollarse la hipocondría tras haber leído noticias en la prensa, radio o televisión sobre síntomas de alguna temida enfermedad. A partir de este momento el individuo hipocondríaco comienza a observarse y vigilarse obsesivamente en busca de todos los posibles síntomas físicos indicadores de alguna dolencia. Esta primera “solución intentada” comienza a empeorar el problema, puesto que “el que busca encuentra“. Es decir,  auto chequearse obsesivamente provoca el descubrimiento de síntomas, que al mismo tiempo aumentan aún más la vigilancia y los consiguientes hallazgos alarmantes que conducen al pánico. Seguir leyendo HIPOCONDRÍA Y PATOFOBIA: EL SÍNDROME DEL MAL OSCURO

DESCONFIAR DE UNO MISMO: EL ENEMIGO INTERIOR

Mientras que en los casos de acoso, mobbing o bullying, el enemigo es externo –una ex-pareja, un compañero de clase o de trabajo, etc–, en los de paranoia hacia uno mismo el acoso lo genera y lo sufre la misma persona, mediante continuos juicios internos que provocan una constante sensación de insatisfacción respecto a la propia capacidad personal.

Para el afectado, haga lo que haga y consiga lo que consiga, el resultado de su acción siempre sumará cero. Es más, el éxito sumará cero mientras que el fracaso siempre el doble. Porque todo supone una demostración constante de su ineptitud, fallo personal  e incapacidad. Seguir leyendo DESCONFIAR DE UNO MISMO: EL ENEMIGO INTERIOR