LOS TRASTORNOS SEXUALES Y LA ANULACIÓN DE LA ESPONTANEIDAD

sexualidad_disfuncion

Alguien ha afirmado irónicamente que el gran mérito de la Iglesia Católica ha sido el de haber hecho agradable el sexo prohibiéndolo: más allá de esta broma queda el hecho de que el comportamiento sexual parece de algún modo necesitar también de vetos, y que la ausencia de ellos puede, en algunas personas, resultar contraproducente; con mayor razón, la incitación a la sexualidad puede tener efectos paradójicos. En otras palabras, en la conducta sexual se verifica lo que ocurre en muchas otras formas de comportamiento, donde existe un equilibrio entre autocontrol y pérdida de control. Si el autocontrol es excesivo el comportamiento se convierte en disfuncional; si la pérdida de control es excesiva se obtiene el mismo efecto. Es como si la naturaleza humana se tuviese que mover entre el nivel expresivo de los programas neurobiológicos (su componente animal) y el nivel expresivo de los comportamientos que regulan, inhiben y modulan estos programas. El potente mecanismo neuroendocrino que regula el comportamiento sexual es también muy delicado y la interferencia por parte de la mente consciente puede alterar de forma notable el funcionamiento sexual. Sin embargo, esta alteración no se tiene solamente en el caso de la inhibición excesiva de los comportamientos sexuales, sino también en el caso de su excesiva activación: cada vez que el individuo quiere obtener comportamientos espontáneos, los bloquea.

Esto no es nada extraño, si se conoce la lógica paradójica del comportamiento humano: ordenar a alguien un acto espontáneo significa ya impedirle que lo lleve a cabo (mientras que muy a menudo prohibirlo significa provocarlo).

En este punto resulta claro que la actitud de la sociedad frente al comportamiento sexual, es decir, las instrucciones que la persona aprende sobre cómo expresar los programas neurobiológicos de la sexualidad influencia notablemente la función sexual.

Nos podemos preguntar si haciendo del sexo un nuevo paraíso que perseguir no nos hemos tropezado con una variante de la conocida paradoja “sé feliz”. Si así fuese, asisteremos al curioso fenómeno de salir de la sartén para caer en las brasas: del rechazo de la sexualidad típico de la era victoriana a la obligación de la felicidad sexual de hoy.

Podremos decir que cuando el sexo era considerado un infierno, las prohibiciones lo hacían de alguna forma más agradable; cuando se lo considera un paraíso que alcanzar a toda costa, dicha obligación ha asumido para muchas personas características bastante poco paradisíacas. En efecto, si era fácil esperarse que del prohibicionismo sexual se derivasen formas de compensación más bien morbosas, es fácil también esperarse que de la obligación sexual se origine la incapacidad de su plena realización.

Texto: “La mente contra la naturaleza. Terapia breve estratégica para los problemas sexuales”. Giorgio Nardone y Matteo Rampin. Integral

About the author

Alicia García Aguiar Psicóloga colegiada M-25212, especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado (psicoterapeuta oficial) del CTS que dirige Giorgio Nardone, creador del modelo. Para más información sobre este enfoque de terapia visita mi blog "De Terapia Breve Estratégica" (www.detbe.com)

60Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *