Archivo de la etiqueta: pánico

ZOOFOBIA: EL MIEDO A LOS ANIMALES

La zoofobia, como nos explica Giorgio Nardone en su libro “No hay noche que no vea el día“, es el miedo exasperado hasta el pánico activado por el encuentro de ciertos animales, y representa la expresión más clara de la evolución de las fobias como consecuencia de los cambios socioambientales.

Esta categoría de miedo era seguramente una de las más frecuentes hasta el periodo de la industrialización, con el consiguiente éxodo desde el campo y la creación de los grandes centros urbanos. Desde entonces se ha reducido la posibilidad de encontrarse con animales temibles como el lobo, una serpiente venenosa y otros habitantes del bosque y de los espacios abiertos potencialmente peligrosos.

Sin embargo, la vida ciudadana ha traído consigo nuevas formas de zoofobia, dirigidas, por ejemplo a las palomas, las ratas o los perros. Éstos, por lo general. desencadenan reacciones de pánico diferentes de las producidas por el encuentro del lobo, de la serpiente o del oso, más temidos por su peligrosidad. En el caso de las palomas, asusta lo imprevisible de sus movimientos, y la tranquilidad con la que se acercan al hombre, que teme sentirse perseguido. Completan el cuadro fóbico el ruido que provoca el batido de alas y la posibilidad de infecciones por ser portadores de parásitos. Lo mismo sucede con las ratas, las más grandes de las cuales provocan además el miedo justificado a ser atacados. Pero lo que desencadena el pánico en estos animales no es la agresividad sino la imposibilidad de controlarlos. Lo mismo puede aplicarse a los perros. Seguir leyendo ZOOFOBIA: EL MIEDO A LOS ANIMALES

MIEDO, ANSIEDAD, ANGUSTIA, DEPRESIÓN Y FÁRMACOS

farmacos-tratamientos

El miedo es una percepción que activa respuestas fisiológicas, las más inmediatas de las cuales son el aumento del ritmo cardíaco, del ritmo respiratorio y del reflejo electrogalvánico, que activan el organismo en cuestión de milésimas de segundo para una posible fuga o lucha.
Cuando el conjunto de estas reacciones se mantiene durante un tiempo más prolongado que el de la respuesta inmediata al estímulo, se define como ansiedad. Por tanto, la ansiedad no es una reacción patológica sino la respuesta natural del sujeto ante una sensación de amenaza. Solo se convierte en patológica cuando supera el umbral de la funcionalidad y conduce al organismo a un auténtico bloqueo psicofisiológico: el pánico. A veces, en sujetos que han experimentado ataques de pánico en repetidas ocasiones, una activación sana de la ansiedad se vive con temor, porque se interpreta como el preludio a una escalada psicofisiológica que conduce al ataque de pánico. Así pues miedo y ansiedad se influyen de manera recíproca, el uno es el efecto de la otra, aunque el efecto a su vez puede transformarse en causa. Sin embargo, lo que marca la diferencia es que, si se aprende a gestionar el miedo se controlará también la ansiedad, mientras que si se trata de reducir únicamente la ansiedad no se eliminará el miedo. Seguir leyendo MIEDO, ANSIEDAD, ANGUSTIA, DEPRESIÓN Y FÁRMACOS

AGORAFOBIA Y CLAUSTROFOBIA

Desansiedad_AgorafobiaEntre las formas de trastorno de ataque de pánico más citadas en la bibliografía especializada se encuentra la agorafobia: el miedo a estar solo o a alejarse solo de los lugares que creemos seguros. La presencia o no de agorafobia se utiliza incluso en los manuales de diagnóstico como criterio distintivo entre las formas de ataque de pánico.

Seguir leyendo AGORAFOBIA Y CLAUSTROFOBIA

DEL MIEDO AL PÁNICO

images (1)Frente a un estímulo percibido como peligroso por la mente, el organismo reacciona con una sucesión de cambios fisiológicos que tienen la finalidad de preparar al cuerpo y a la mente para dos acciones principales: el ataque (que supone un enfrentamiento) o la fuga (que supone un evitamiento). Este mecanismo se observa en muchos animales y tiene orígenes muy antiguos, ligados a la supervivencia. Seguir leyendo DEL MIEDO AL PÁNICO