EL EMDR VS. LA TBE EN EL TRATAMIENTO DEL TRAUMA

La EMDR o “desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares”, surgido en EEUU en 1987 de la mano de Francine Shapiro, es una técnica psicológica terapéutica utilizada para atenuar los efectos negativos de los eventos traumáticos. Mediante los movimientos sacádicos de los ojos (además de sonidos,  golpes y estimulaciones táctiles) al evocar las experiencias negativas,  se crea una estimulación bilateral cerebral con la que el paciente se acostumbra (desensibiliza) a los recuerdos traumáticos, produciéndose una reelaboración activa de los mismos.

La EMDR se basa en el supuesto de que los traumas pueden inhibir la normal elaboración de los recuerdos, de tal manera que éstos quedarían atrapados en la red neuronal junto con las emociones, pensamientos y sensaciones del momento del suceso. Si se evocan los recuerdos traumáticos con todos sus componentes atrapados (visual, emocional, cognitivo y físico) se lograría estimular el sistema adaptativo y reelaborar el recuerdo de manera positiva.

Los estudios de Gunter y Bodner (2008) señalaron  que los movimientos oculares son simplemente una serie de distracciones motrices con una leve carga sugestiva, capaces de reducir la ansiedad durante la exposición en imaginación al recuerdo del trauma.

Esta técnica, que como señalan Roberta Milanese y Federica Cagnoni (2010) debería incluirse entre las técnicas hipnóticas, crearía un efecto catártico liberador con un buen resultado inmediato, que se desvanece sin embargo con el paso del tiempo (como prueban numerosos estudios, véase el número especial del Journal of Anxiety Disorder, de 1999).

El problema está en que cualquier técnica que ayude al paciente a salir de su problema y escapar de su antiguo y disfuncional sistema perceptivo-reactivo, que luego no lo guíe a continuación a crear uno nuevo sistema funcional que sustituya al anterior, corre el riesgo de tener unos resultados meramente superficiales, que por supuesto desaparecen con el tiempo.

En esto consistiría la principal diferencia con respecto al tratamiento mediante la Terapia Breve Estratégica: la EMDR sería solo una “técnica individual” y no tanto un modelo secuencial compuesto de fases y técnicas específicas, enfocado no solo a la resolución eficiente del problema, sino a la perdurabilidad en el tiempo de los cambios presentados.

 

Para saber más lee el interesantísimo libro Cambiar el pasado de Federica Cagnoni y Roberta Milanese (2010).

About the author

Alicia García Aguiar

Psicóloga colegiada M-25212, especialista en Terapia Breve Estratégica y miembro afiliado (psicoterapeuta oficial) del CTS que dirige Giorgio Nardone, creador del modelo. Para más información sobre este enfoque de terapia visita mi blog “De Terapia Breve Estratégica” (www.detbe.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *